La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad progresiva, degenerativa que ataca la sustancia gris del cerebro y resulta en una memoria, razonamiento y conducta alteradas. La enfermedad progresa lentamente durante 5 a 20 años y eventualmente lleva a una incapacidad completa.

Mas de 4 millones de norteamericanos han sido diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer, la forma más común de deterioro intelectual severo en adultos mayores. La enfermedad de Alzheimer es la cuarta causa de muerte en los ancianos y afecta al 10% de las personas mayores de 65 años de edad.

 
 
 

Síntomas de la Enfermedad de Alzheimer

  • Pérdida gradual de la memoria
  • Deterioro en la capacidad de realizar tareas rutinarias
  • Alteración del juicio
  • Desorientación
  • Cambios en la personalidad
  • Perdida de las habilidades del lenguaje

La perdida de la memoria de corto plazo (memoria de eventos recientes) es frecuentemente el primer signo de enfermedad de Alzheimer. Las etapas iniciales de la enfermedad incluye olvidos, se desorientan sobre como llegar a un destino familiar, se repiten a si mismos frecuentemente en una conversación y olvidan objetos comunes.

Conforme avanza la enfermedad, la memoria, el juicio, razonamiento y capacidad de entender y comunicarse con otros se vuelve más difícil.

Los cambios en la personalidad son comunes e incluyen paranoia, depresión y ansiedad. Los pacientes con Alzheimer con frecuencia revierten la memoria del pasado distante conforme la memoria y comprensión del presente se vuelve peor.

Los pacientes con enfermedad de Alzheimer requieren cuidados de 24 horas en las etapas avanzadas conforme se vuelven incapaces de cuidarse a sí mismos. No recuerdan como realizar las actividades de la vida diaria como vestirse y bañarse y desarrollan dificultad en el control de la vejiga y el intestino. Se vuelven incapaces de reconocer a los miembros de la familia y usualmente se vuelven muy lentos y limitados en sus movimientos y en algunos casos pueden desarrollar temblor e incluso convulsiones.

Diagnostico de la enfermedad de Alzheimer

El único método de confirmar realmente el diagnóstico de la enfermedad e Alzheimer es por medio del examen del tejido cerebral en busca de placas fuera de las células nerviosas y en el interior de las mismas, por medio de la autopsia.

El diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer usualmente se realiza si un paciente tiene dos o mas trastornos cognitivos incluyendo perdida progresiva de la memoria y deterioro intelectual sin ninguna otra enfermedad que justifique los síntomas. Una variedad de pruebas que incluyen el examen físico, neurológico y neurosicológico, la resonancia magnética del cerebro y las pruebas de sangre y líquido cefalorraquídeo, descartarán otras causas de demencia a fin de estrechar las probabilidades diagnósticas de enfermedad de Alzheimer.

Tratamiento

En la actualidad, la causa de la enfermedad de Alzheimer no se conoce ni su cura. Aun así, se puede hacer mucho para reducir los síntomas, mejorar las funciones y ayudar a la familia en el cuidado de los pacientes en casa. El diagnóstico temprano y su tratamiento con varios medicamentos puede endentecer potencialmente la velocidad de perdida de memoria, minimizar los síntoma y ayudar a manejar los cambios conductuales.

El cuidado apropiado para el paciente y apoyo y educación para la familia, amigos y los cuidadores es una parte esencial del tratamiento.

Investigación

Se esta realizando investigación para entender como las proteínas contribuyen en la patología de la enfermedad de Alzheimer a fin de desarrollar una fármaco específico que pueda, ya sea retrasar el daño neurológico adicional o inhibir totalmente el proceso patológico.

 
 
botones
s